Blog

El Puente Romano de Córdoba

El Puente Romano de Córdoba, también conocido como el Puente Viejo, en la actualidad cuenta con 16 arcos, de los 17 que originalmente tenía y tiene una longitud de alrededor de 331 metros. Se construye en el Siglo 1 a.C. sobre el río Guadalquivir y veinte siglos después, aún continúa en uso.

Los romanos, siendo los primeros que construyeron puentes de piedra, los hicieron tan sólidos y fuertes, que no hay duda alguna a su resistencia al embate del tiempo. Se dice que fue un importante medio de entrada a la ciudad desde la zona sur de la península Ibérica por ser el único punto para cruzar el río sin utilizar ningún tipo de embarcación.

 

El conjunto histórico del Puente Romano de Córdoba, incluye no solo el viaducto, sino que también forman parte del monumento, la Puerta del Puente y la Torre de la Calahorra. La Puerta del Puente fue realizada por el arquitecto Hernán Ruiz III en 1572, por orden de Felipe II. La torre defensiva conocida como la Torre de la Calahorra, levantada durante los siglos de ocupación musulmana de la ciudad se encuentra en un extremo del Puente Romano.

Con las remodelaciones que sufrió el Puente Romano de Córdoba, no se encuentra mucha información de los elementos ornamentales que contó lo largo de la historia. De hecho, las numerosas reconstrucciones que sufrió a lo largo de su historia fueron más de carácter estético que estructurales. El 9 de enero de 2008 se inauguró la mayor remodelación que el Puente Romano haya tenido en su historia.

Podemos encontrar en el centro del Puente Romano, la escultura de San Rafael, que data del año 1651, obra del escultor Bernabé Gómez del Río. Además, la Hornacina de los Patrones, el pretil así como los bancos se encuentran en el puente.

Deja una respuesta