Articulos y Consejos

A donde fueres, haz lo que vieres

Este refrán que muchos conocen, aconseja que cuando te encuentres de visita en cualquier lugar que no es tu entorno habitual, debes adaptarte a las costumbres, leyes y comportamiento del lugar visitado. Se le atribuye la expresión a San Ambrosio, entonces Obispo de Milán en el Siglo Cuarto.

Cuenta la leyenda que al llegar San Agustín a Milán, notó que tenían por costumbre no ayunar los sábados, como era la práctica en su pueblo. Confundido, consultó el tema con San Ambrosio quien le respondió, “Cuando visito a Roma, ayuno los sábados. Pero cuando estoy aquí, no lo hago” (traducción libre).

20171106_173757.jpg
Ruinas de Templo Romano en Córdoba.

El consejo fue muy útil para San Agustín, adaptándose a las nuevas prácticas de Milán e incorporándose a su nueva comunidad.

El viajero siempre será un foráneo donde quiera que vaya, después de todo, si fuera nativo ya no sería un viajero. Tampoco se trata de convertirse en un camaleón con la habilidad de cambiar de color para mezclarse con el entorno. Más que una conversión total, debes obtener suficientes conocimientos de las prácticas, horarios y costumbres del lugar que visitarás. El fin siempre será el mismo, ¡disfrutar la experiencia del viaje al máximo!

Por ejemplo, por mucha globalización que exista, hay costumbres y tradiciones que no cambian. Un ejemplo de esto es la costumbre de la “siesta”. Sí, la “siesta”, ese tiempo, después de la mañana, donde muchos comercios y lugares cierran al ¿mediodía? ¡Bendito mediodía! Si es importante saber que se practica la siesta, más importante es saber cuándo es el “mediodía” según la región que visites. ¿Será a la 12:00m.? ¿A las 13:00h o a las 14:00h? Es sorprendente ver cómo ese detalle de la “siesta” puede alterarte por completo el itinerario de tu viaje.

La manera en que hemos trabajado este asunto de la “siesta” en nuestros viajes, digamos en España, en invirtiendo ese tiempo para trasladarnos de un lugar a otro. Por ejemplo, programamos salir de Madrid hacia Écija vía Córdoba, un viaje que combinaba el AVE y Taxi, cerca de 3 horas en total. Llegamos a Écija, tomamos nuestro rumbo y de paso unas tapas en El Central.

20171104_150749
Restaurante El Central en Écija.

De esa forma, llegamos a nuestro próximo destino, justo cuando retorna la vida cotidiana de la tarde.

Antes de emprender tu próximo viaje, investiga las costumbres del lugar que visitarás y así podrás planificar y disfrutar mejor el viaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *