Blog

Los Azulejos y Cerámicas de Sant’Anna – Lisboa, Portugal

Siempre hemos tenido una gran fascinación por los azulejos. Nuestro interés aumentó al ver el programa “Voyager”, producido por Josh Garcia, donde visitó la Fábrica Sant’Anna en Lisboa (Portugal). es cuando nos enteramos que esta fábrica fue parte esencial de la reconstrucción de Lisboa, luego del terrible terremoto de 1755.

Les confesamos, que aunque teníamos su dirección, no fue fácil ubicar la fábrica, e increíblemente, las personas a las que preguntamos cómo llegar allí, desconocían del lugar. No nos dimos por vencidos y después de caminar por varias calles y consultar a Google Map, lo logramos, llegamos a la calle Calçada da Boa Hora. Desde allí la Fábrica Sant’Anna permanece produciendo azulejos con las más antiguas técnicas portuguesas.

 

En Portugal, el gusto y apreciación por el azulejo es introducido por los moros a mediados del siglo XV. Para el siglo XVI, comenzó la producción de azulejos con influencias italianas y flamencas y en el siglo XVII adoptaron tendencias de los holandeses.

Pero volvamos al terremoto ocurrido en 1755, que casi destruyó toda la ciudad de Lisboa. De inmediato, el Marqués de Pombal, inició un programa de reconstrucción de la ciudad. Fue en ese momento, que los azulejos portugueses se convirtieron en moda, en parte, debido a su precio más económico, en comparación con otros sustitutos, como la piedra. A medida que aumentaba la demanda de este tipo de productos, la pequeña fábrica de cerámica se vio obligada a comenzar a producir azulejos decorativos que formarían parte de la decoración y revestimiento de iglesias, palacios, monasterios, fuentes y casas señoriales.

Los Azulejos y Cerámicas de Sant’Anna son producidos por métodos totalmente artesanales, desde la preparación de arcilla hasta el esmaltado y la pintura, manteniendo los mismos procesos desde su fundación a mediados del siglo XVIII. Su calidad artística es reconocida por la decoración y la pintura de distinción, dando a todos sus productos y obras la calidad y singularidad de las grandes fábricas de reconocido prestigio mundial.

La antigüedad en el mercado de los Azulejos y Cerámicas de Sant’Anna, unido a su experiencia y conocimientos técnicos, les permiten restaurar con éxito las obras más antiguas de la cerámica portuguesa, que como patrimonio histórico son valoradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *