Blog

¿Está David en casa?

Reconocido mundialmente como escultor y pintor, Michelangelo Buonarroti, conocido como Miguel Ángel (en español), es considerado como uno de los máximos exponentes del Renacimiento junto con Leonardo da Vinci, Rafael y Donatello.

Mucha gente piensa que Michelangelo nació en Firenze, pero realmente nació en Caprese, Italia.  Cuando era tan solo un bebé, su familia regresó a Firenze, de donde eran oriundos.

Entre las grandes obras de Michelangelo Buonarroti se encuentran sus pinturas de la Capilla Sixtina y el Juicio Final, y la escultura de la Piedad que reside en la Basílica de San Pedro en Roma. Aunque nos atrevemos a decir, que es la escultura de David, su obra maestra.

Se pueden encontrar copias y réplicas del David de Michelangelol en toda Europa, América del Norte y del Sur, Asia y Australia. Incluso en su ciudad natal de Firenze, existen varias réplicas en exhibición.

Entonces, ¿está David en casa? Sí, con toda su perfección y en la gloria de su desnudez, lo encontramos en su casa, en la «Galleria dell’Accademia di Firenze», fundada en 1784. Este museo, que originalmente fue creado con la intención de ser dedicado exclusivamente a las obras de Michelangelo, actualmente, forman parte de la colección permanente las obras de muchos otros artistas florentinos. El museo también exhibe varias obras inacabadas de Michelangelo.

La escultura del David, originalmente, fue comisionada para ubicarse en un nicho del Duomo di Firenze. Desde el año 1504 hasta el 1873, la escultura estuvo en exhibición en la Piazza della Signoria, frente al Palazzo Vecchio. Fue entonces cuando finalmente encontró su lugar, la «»Galleria dell’Accademia». Un dato que debemos destacar es que el David está colocado de tal manera que sus ojos están fijos en Roma.


La Galleria dell’Accademia de Firenze se encuentra en Via Ricasol #60, a tan sólo 5 minutos a pie de la Piazza del Duomo. Las réplicas florentinas de David se encuentran en la Piazza della Signoria y una versión de bronce se exhibe en la Piazzale Michelangelo, al otro lado del río Arno.

Deja una respuesta