Articulos y Consejos

¿Qué me llevo?

Escoger lo que llevaremos de equipaje, es una de las decisiones que más trabajo nos toma. ¡Es peor que decidir ir al dentista! Saber qué cantidad de cada cosa llevaremos, es otro reto. ¿Por dónde comenzamos? Definiendo la cantidad de días que viajaremos, en qué época del año y a dónde vamos. Por ahí se empieza.

Lo curioso es que aunque viajemos en verano, sin cargar con abrigos, bufandas y medias gruesas, igual llenamos la maleta de ropa. ¿Por qué? Es simple, verano equivale a calor. La camisa que sudamos hoy, no la repetiremos durante el viaje, a menos que pretendamos que nadie se nos acerque. Una buena recomendación sería preguntar si hay una lavandería cerca del lugar donde te hospedarás. O, cuando hagas tus reservaciones de hotel, escoger una hospedería que ofrezca el servicio. Esa es una forma de llevar ropa para una semana y usarla en dos y hasta en tres.

Por otro lado, en otoño, podemos llevar un abrigo o jacket ligero básico que combine con las blusas/camisas/t-shirts que llevaremos. El experimentar temperaturas más frescas, nos permite repetir varias veces las blusas/camisas/t-shirts. Y eso equivale a menos equipaje! En el caso de las blusas, si son de telas suaves y frescas, mucho mejor. Al doblarlas en rollitos, ocupan poquísimo espacio en la maleta o mochila.

Ziplocks1
Medias y ropa en zip-locks
Ziplocks2
Seis blusas en zip-locks

¿Cómo nosotros empacamos nuestro equipaje? Sencillo, usamos bolsas plásticas con zipper (Zip-Lock). Digamos que llenamos una bolsita plástica con nueve pares de medias. Cerramos la bolsita dejando un espacio pequeño y presionamos para sacar el aire, a manera de aspiradora. Las medias quedan completamente compactadas dentro de la bolsita. ¡¡¡Es un éxito!!!

En nuestro viaje más reciente a España, comprobamos que hasta podemos deshacernos de ropa en el camino. Camisetas un poco desteñidas, ropa interior que pasó por mejores tiempos y medias gastadas, son solo algunas de las piezas de ropa de las que nos desprendimos durante nuestro viaje. Lo mejor, abrimos espacio en la maleta o mochila para acomodar las cosillas que comprábamos de ciudad en ciudad.

abanicos
Obsequios
Regalos 1
Obsequios

Después de todo, la decisión más importante ya estaba tomada. ¡A viajar se ha dicho! Lo demás, se acomoda poco a poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *