Blog

La Ahambra – Parte III

El Generalife:

Nuestro viaje se dio en pleno otoño, y comenzaba a anochecer temprano en Granada. Abandonamos las murallas que alberga la Alhambra y la Alcazaba para llegar al Generalife. Pasando por el Teatro del Generalife, 20171108_173257de inmediato llegamos al gran jardín, repleto de piscinas y fuentes. Debemos hacer un aparte sobre la importancia del agua en la Alhambra y el Generalife. El agua en el mundo musulmán era imprescindible para cumplir con el estado de pureza que demandaba su religión.  Es por ello que encontramos el elemento del agua por todas partes. 

20171108_173638

Luego, nuestro rumbo fue hacia el Palacio de la Sultana, también conocido como el Palacio del Generalife.20171108_174803_001Encontramos allí, el Patio de la Acequia y el Patio de la Sultana bordeado por la escalera de agua.20171108_180000Más adelante, nos aproximamos al Mirador del Generalife, conocido también como el Mirador Romántico. 20171108_180119

Lamentablemente, al escuchar el anuncio de que ya se cerraban las puertas del Generalife, nuestra marcha hacia la salida era innevitable. La oscuridad anunció el final de una gran jornada y un sueño cumplido. Quedaron para una visita futura la Silla del Moro, los Albercones y el Dar al-Arusa.

Pueden ver más fotos en el enlace siguiente: Generalife

Sin embargo, como mismo subimos la Cuesta de Gomerez, había que bajarla. Si subir la cuesta fue algo singular, más difícil fue su descenso. Usamos las suelas de nuestras zapatillas como si fueran frenos. No había de otra!!!

Pasando por la Puerta de los Granados y superada la bajada de la Cuesta de Gomerez, 20171108_183849nos detuvimos en diversos comercios de camino a la Plaza Nueva donde nos esperaban unas cañitas bien frías con sus respectivas tapas.

Y entre cañitas y tapas, 20171108_191931nos preguntamos, ¿qué hacer arropados ya por la noche? ¡Al Mirador de San Nicolas! Tomamos el bus que nos dejó en la Plaza de San Nicolás, subimos una cuesta (otra vez), y desde el Mirador San Nicolás pudimos contemplar el Alcazaba y la Alhambra iluminados. Si de día era hermoso, de noche era una maravilla. Aún con los 34 grados Fahrenheit, era el momento para tomar muchas fotos y hasta un video. El llegar al Mirador de San Nicolás nos permitió contemplar ese impresionante patrimonio desde diferentes ángulos.

20171108_202115

Ahora sí podemos llevar, no en nuestras cabezas, pero sí en nuestro corazón, la Corona con la gran Joya, la Alhambra!

Deja una respuesta