Blog

Sinagoga Santa María la Blanca – Toledo, España

“Vine a la extensa ciudad de Toledo, capital del reino, que está revestida del encanto de la dominación y ornada con las ciencias, mostrando a los pueblos y príncipes su belleza. […] ¡Cuántas sinagogas hay en ella de belleza incomparable! Allí toda el alma alaba al Señor.”

Así fue considerada la Sinagoga Santa María la Blanca por Yehuda ben Shlomo al-Jarizi en sus escritos del siglo XII.

Los orígenes de la Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo (España), se remontarían, según atestigua una inscripción conservada en una viga del edificio, al año 1180, que correspondería con el 4940 según el calendario judío. Se puede afirmar que después de los restos romanos y visigodos, la Sinagoga Santa María la Blanca y la mezquita del Cristo de la Luz, son los monumentos más antiguos de Toledo.


Su interior lleno de luminosidad, se organiza en cinco naves paralelas cubiertas con artesonado de madera. Cuenta con 32 los capiteles que rematan los soportes de las cuatro arquerías que estructuran su interior, todos ellos diferentes entre sí y decorados mediante entramados geométricos y vegetales; principalmente tallos, piñas y volutas.


La estructura consta de cinco naves separadas por 32 pilares octogonales de ladrillo y cemento recubiertos de estuco y pintados con cal. A primera vista, lo más que nos resalta es su blancura.

Pinturas al fresco que se encuentran en el interior de la sinagoga.


Se destaca su cúpula o bóveda en forma de concha, o media esfera, decorada ricamente.


Llama mucho la atención que siendo originalmente una sinagoga, su nombre sea cristiano. Claro, se explica por la conversión en templo cristiano, una vez fue arrebatada a los judíos a finales del siglo XIV. Fue luego cedida a la Orden de Calatrava y se consagró a la advocación de Santa María la Blanca.


Se le conoció como la Sinagoga Mayor de Toledo, siendo la principal de las diez sinagogas toledanas que llegó a tener la ciudad de Toledo. Estas fueron mermando luego de la revuelta antisemita en el 1391. Ya en el 1492 prácticamente estaban desaparecidas, luego de la expulsión de los judíos. De ellas, solo quedan en Toledo, Santa María la Blanca y la Sinagoga del Tránsito. Sin embargo, aunque ambas son sinagogas, la organización espacial de Santa María la Blanca es más parecida a una mezquita, con sus naves paralelas.

Deja una respuesta