Notas

Patio de los Naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba

“Un hermoso plantel de naranjos que arrebata la vista de cuantos entran en aquel sagrado templo”, así se refirió Fray Gregorio de Alfaro cuando escribió sobre el Patio de los Naranjos de la Mezquita Catedral de Córdoba a finales del Siglo XVI. Debe su nombre a los 98 naranjos plantados en hileras. Es el patio más grande y más antiguo de la ciudad, y se indica que su origen está ligado al del propio templo, en el año 786. La función del patio en la sociedad musulmana era esencialmente religiosa, aunque llegó a convertirse en un punto de encuentro social para la sociedad cordobesa. Los arcos del oratorio al patio estaban abiertos. Se utilizaba para realizar actividades públicas, como por ejemplo, administración de la justicia, y para la enseñanza. Bajo los naranjos existe un aljibe de buen tamaño que aseguraba el agua necesaria para las purificaciones de los musulmanes. Ya en el Siglo XIII se plantaron palmeras, y desde el Siglo XV se sembraron naranjos. En el siglo XVIII se añadieron olivos y cipreses. Actualmente, se hayan expuestas en las galerías las vigas y tablones que conformaban la techumbre original del templo, procedentes de la restauración del siglo XIX. 

Deja una respuesta